Semanal del libro: “Sexo luego Existo”


Amigos y amigas: en este espacio iremos publicando semanalmente y en orden, el contenido de cada uno de los Capítulos del libro “Sexo luego Existo”. Esperamos que está información sea de ayuda en tu vida personal y profesional.

Puebla, Pue. Septiembre del 2019

Capítulo. I: Sexología, Sexo y Sexualidad.

Tema 2: Sexo y Sexualidad

En el mundo contemporáneo, la palabra sexo puede significar cualquier cosa, el sexo se asocia con todo, desde lo más biológico como la reproducción hasta lo más exótico y fantasioso del cibersexo. Todas las personas queremos saber alguna cosa acerca del sexo y es muy común que alguien se declare experto/a en el tema y nos explique que es lógico que el sexo cause curiosidad a la mayoría de la gente porque la sociedad desde tiempos inmemoriales lo ha considerado un tabú y, todo lo prohibido tenemos la manía de volverlo atractivo. Esta ha sido una respuesta elegante que se ha utilizado repetitivamente para explicar y muchas veces, descalificar, nuestra curiosidad. Los secretos del sexo son mucho más complicados e interesantes que sólo la historia de la mojigatería humana.
Podemos decir que el chip sexual que viene integrado al organismo humano desde la mismísima fecundación del óvulo por el espermatozoide, es un chip que no se puede manipular a voluntad ya que es autónomo y está conectado funcionalmente con todas las manifestaciones físicas y mentales de cualquier ser humano.
La sexología moderna nos sugiere utilizar la palabra sexo sólo para referirnos a la biología sexual que entre otras cosas incluiría la herencia de la especie contenida en los genes y cromosomas sexuales, las hormonas sexuales fetales y puberales, los órganos sexuales internos y externos y sus funciones, incluyendo el cerebro sexuado y la identidad sexual, que constituirían los siete sexos de nuestra especie. Sobre los siete sexos se fundamenta el concepto de sexualidad que tiene que ver con la construcción social del género, integrado por el género de asignación, el género legal, el género de crianza y la identidad sexogenérica. La identidad es la adquisición más reciente de la evolución humana y la más complicada de entender; a través de ella sabemos quiénes somos, qué queremos, que buscamos, como nos sentimos con nuestro cuerpo, etc., etc.
Por lo tanto, el chip sexual nos pertenece, sólo hay que aprender a utilizarlo; este chip está integrado dentro de la estructura de nuestra personalidad y, lo queramos o no, nos acompañará durante toda la vida.

Tema 1: Instituto Estatal de Educación y Salud Sexual en Puebla

El Instituto Estatal de Educación y Salud Sexual -Instituto de aquí en adelante-, es el espacio específico que Puebla requiere con urgencia para responder dignamente a la sentida demanda de educación sexual, atención a la salud sexual y capacitación institucional en materia de sexualidad sobre los que ya existe un amplio consenso en la población. Es más, ha sido la carencia de una estrategia de atención integral que derive en una orientación específica en esta área lo que ha orillado a que niñas y niños, jóvenes adolescentes, mujeres, hombres y parejas recién constituidas, se conviertan en víctimas involuntarias de la violencia sexual y de género, prejuicios, manipulación y toma de decisiones equivocadas afectando irreversiblemente sus vidas.

El Instituto permitiría contar con una instancia profesionalmente calificada en el estudio y la investigación de la sexualidad para abordar e incidir positivamente sobre las principales problemáticas derivadas del desarrollo psicosexual y el ejercicio adulto de la sexualidad y así favorecer desde un inicio, la construcción de relaciones interpersonales, de pareja y familiares sanas y de mejor calidad.

Uno de los propósitos del Instituto sería abatir desde su origen la serie de problemáticas relacionadas con el ejercicio adulto de la sexualidad y el logro de una salud sexual integral en cada estado; para esto es necesario profesionalizar la educación sexual y formar y capacitar a los docentes y profesionales interesados en el manejo de estos temas. Hasta la fecha no existe un requerimiento académico institucional en este sentido y se carece del perfil curricular profesional requerido por lo que cualquier persona, sólo por haber tomado un curso de conocimientos básicos de Sexualidad, se convierte en un educador y orientador de la sexualidad que deja mucho que desear.

El necesario señalar que la sociedad contemporánea ha ido acumulando una serie de problemáticas relacionadas con violencia de género y sexual, trata de personas, sexoservicio, diversidad sexogenérica y una serie de comportamientos psicosexuales de riesgo que derivan en embarazos no deseados, abortos, contagio de infecciones de transmisión sexual incluido el VIH/SIDA, divorcios, etc. algunas de los cuales ya se han convertido en problemas de salud pública y que en el mejor de los casos, reciben una atención institucional marginal que no es la adecuada.

La atención que las instituciones han prestado al tema de la sexualidad se ha centrado desde los años 70´s del S. pasado en el aspecto médico y reproductivo y se ha dirigido a tratar de paliar las consecuencias del complejo y heterogéneo comportamiento sexual desde la perspectiva curativa del modelo médico. Después de tantos años se requiere complementar este modelo con una estrategia de prevención basada en un enfoque bio-psico-social integral, que desarrolle programas educativos de sensibilización, prevención, autocuidado, auto responsabilidad, nuevas actitudes y valores, que eviten a la población seguir repitiendo los mismos errores y equivocaciones en esta área.

La Misión del Instituto en este sentido es la de crear programas, -en estrecha colaboración con otras instituciones-, para que la información, la orientación y la consejería en materia de sexualidad llegue al conjunto de la sociedad; estas acciones realizadas de forma constante y sistemática tenderán a favorecer el surgimiento de una nueva cultura que dejará de lado las creencias, mitos y prejuicios, y contribuirá a reconocer a la sexualidad como parte inalienable de la personalidad de cada ser humano. Este proceso llevara más temprano que tarde, a la reducción de la serie de problemáticas asociadas al ejercicio de la sexualidad en el estado de Puebla.

Las manifestaciones de la sexualidad no se reducen –como se creía hasta hace algunos años- a lo que sucede en la vida íntima y privada de las personas; sus efectos se dejan ver públicamente en las estadísticas de divorcios, abortos, infecciones de transmisión sexual y VIH/SIDA, abuso sexual infantil, hostigamiento sexual, violación y violencia sexual, homofobia y discriminación entre otros indicadores sociales que están obligando a las instituciones gubernamentales a reconsiderar la forma en que hasta la fecha se le ha prestado atención a este tema y a considerar seriamente la creación del Instituto Poblano de Educación y Salud Sexual que por ser el primero, se convertiría en piloto a nivel nacional.