Para quien cree que sabe todo de la sexualidad


Recuerdo que alguien dijo “cuídate de las certezas de quien haya leído un solo libro”; quiero recuperar esta frase para referirme a todas aquellas personas que se creen expertos en el tema de la sexualidad cuando solo han tomado algún curso o seminario o han leído uno o varios libros sobre el tema. No es que dude de que esas personas hayan aprendido algo sobre lo que oyeron o leyeron, el verdadero problema es que por algún motivo, ellas se compran la idea de que el conocimiento de la sexualidad es un cúmulo homogéneo de información que puede repetirse y aplicarse a todas las personas por igual, sin percatarse de que el estudio de la sexualidad es una disciplina científica que está basada en distintas teorías de las cuales se derivan una serie de hipótesis -muchas veces contradictorias entre sí-, que tratan de explicar el complejo comportamiento sexual humano.

Por ese motivo, para poder abordar con seriedad los múltiples temas de la sexualidad, es necesario tener una formación que vaya más allá del conocimiento básico de ciertos libros o ciertos autores que por ejemplo nos llevarán, si la orientación ideológica del texto es liberal, a repetir frases tales como que la masturbación es normal o que la homosexualidad es aprendida; o a dar consejos sobre cómo aumentar el deseo sexual e inocentemente creer que lo que dicen es única verdad. Por otro lado, si los textos que han leído responden a una ideología conservadora tenderán a recalcar que las relaciones sexuales van después de la formación de una pareja estable, de preferencia casados y que fundamentalmente tienen por objetivo la reproducción, etc.

La verdad es que el estudio y la investigación sobre la sexualidad es muy reciente y por ese motivo la mayor parte de la información que poseemos aún es producto de tradiciones, creencias, tabúes y prejuicios. Hasta antes del surgimiento de la sexología o ciencia que estudia la sexualidad, lo que sabíamos de la sexualidad estaba mediado por la moral social y la moral religiosa; la reflexión filosófica de la sexualidad; la biología y la medicina. Si consideramos que la sexualidad es dominio de la moral adquirirá connotaciones de “bueno-malo”. Si la consideramos un tema biológico hablaremos de “natural-antinatural”. Si la pensamos como tema médico/psiquiátrico usaremos términos “sano-perverso”. Si está dentro del ámbito legal “decente-delincuente”. La sexología nos está enseñando a pensar la sexualidad de una manera científica e interdisciplinaria.

Por este motivo y ante la imposibilidad de cuadrar toda la información sobre la sexualidad dentro de un solo modelo que funcione bien para todas las personas, seguimos teniendo una gran cantidad de lagunas en esta importante área del conocimiento humano; en algunos casos porque no se ha investigado suficientemente, en otros, porque no hay un consenso sobre el tema, etc. Es por eso que todo nuestro conocimiento acerca de la sexualidad y su evolución está basado en respuestas tentativas (hipótesis) que provienen de diferentes marcos teóricos cada una de las cuales nos proporciona valiosos elementos que nos permiten ir explicando, poco a poco, el complejo comportamiento sexual humano.

Así que si realmente te interesa el tema de la sexualidad, sigue instruyéndote a través de lecturas, Congresos, seminarios, y si es posible, toma un Diplomado, Especialidad o Máster en Sexología, lo que te dará una formación mucho más sólida en esta interesante disciplina y así podrás aportar también tú en su momento, tú granito de arena en el ámbito de la divulgación, la formación, el servicio profesional y la investigación.

A continuación tengo una breve lista de aquellos tópicos básicos de la sexualidad sobre los que es necesario reflexionar para poder ir construyendo un conocimiento firme sobre el tema. No te hagas trampa a ti mismo/a pensando en respuestas sencillas y de sentido común porque no es un examen, solamente es parte de tu proceso de formación.

* ¿Porqué el ser humano es una especie con dos sexos? Sabemos que en la naturaleza existen otras maneras menos complicadas de reproducirse.
* ¿Porqué cada eyaculación masculina contiene más de doscientos millones de espermatozoides? Sabemos que solamente un espermatozoide es necesario para fecundar al óvulo.
* ¿Cuál es el motivo por el cuál las parejas de humanos generalmente no duran toda la vida? Sabemos que formar una pareja no es tarea fácil.
¿Es nuestro comportamiento sexual instintivo? Sabemos que el comportamiento sexual humano no es igual al de otras especies.
¿Porqué formamos parejas? Sabemos que no se requiere de una pareja para criar a la descendencia.
¿Porqué no todas las personas son heterosexuales? Sabemos que la orientación sexual no es aprendida.
¿Porqué no todas las personas aprenden a comportarse sexualmente como cada cultura lo sugiere? Sabemos que el comportamiento sexual es muy heterogéneo.
¿Es necesaria la actividad sexual más allá de la reproducción? Sabemos que la actividad sexual se utiliza para múltiples propósitos.
¿La masturbación es una alternativa al coito? Sabemos que ambos tienen que ver con la excitación y el orgasmo.
¿El cuerpo femenino es el resultado de la selección sexual? Sabemos que la morfología corporal y los caracteres sexuales secundarios no siempre han sido iguales a los que poseemos en la actualidad.