Problemáticas Psicosexuales


terapia-de-parejaConsecuencias de la Disfunción Eréctil y la Eyaculación Precoz

La aparición de una disfunción eréctil (DE) o eyaculación precoz (EP) en cualquier momento de la vida de un hombre trae aparejada una serie de consecuencias que en primer lugar impactan sobre su autoestima haciéndole perder la seguridad en sí mismo. La inseguridad lo lleva a que, -poco a poco-, evite cualquier tipo de acercamiento íntimo (caricias, besos, etc.) con su pareja por el temor a enfrentar cualquier mínima demanda de tipo sexual. Sus pensamientos relacionados con el problema se incrementan en busca de una causa o una solución y descuida otras áreas importantes de la vida social, de pareja y familiar. Con el paso del tiempo su dificultad sexual inicial se ve reforzada por la ansiedad que trata de controlar con alcohol o fármacos sin resultados, para así quedar atrapado en un círculo vicioso.

La serie inicial de intentos fallidos para lograr la erección del pene o controlar la eyaculación van complicando la experiencia sexual y un problema lleva a otro. Por ejemplo, cuando se tienen dificultades para mantener la erección durante el coito empezamos a eyacular más rápido haciendo que el encuentro sexual se vuelva muy incómodo, después todo se mezcla y no sabemos decir cuál fue el problema inicial. De la misma manera cuando tenemos problemas de eyaculación rápida, esta se puede complicar al empezar a tener problemas para lograr la erección sintiendo que ambas experiencias son una sola. Como si eso fuera poco, cualquiera de las situaciones anteriores, termina por afectar nuestro apetito sexual y el deseo empieza a disminuir con resultados imprevisibles. Todo esto sin contar el creciente alejamiento que involuntariamente vamos provocando en la relación de pareja.

Generalmente no es el problema en sí mismo el que nos hace buscar ayuda profesional porque nos podemos acostumbrar a no tener relaciones sexuales (recordemos que la única necesidad humana cuya insatisfacción no mata es el ejercicio sexual), especialmente si creemos tener una justificación mayor: no sé qué me pasa, no puedo. Es la pareja quien nos hace darnos cuenta de que nuestra actitud de dejar pasar las cosas, pone en riesgo la relación. Para nuestra pareja no es fácil entender que si existe un problema sexual no hagamos lo posible por resolverlo. Nuestra resistencia para acudir con un especialista solo puede interpretarse como una muestra de la pérdida de interés para la pareja y eso lleva en muchos casos a la disolución de la relación aunque exista un vínculo afectivo rescatable.

 

Anorgasmia y Eyaculación Precoz, la pareja perfecta

Cuando escuchamos que una mujer presenta dificultades para llegar al orgasmo podemos suponer que el hombre con quien tiene relaciones sexuales presenta eyaculación precoz. ¿Por? Falta de coordinación, él es más rápido que ella. Además, si agregamos una estimulación inadecuada e insuficiente producto de una cultura poco expresiva en esta materia, tenemos todos los ingredientes para obtener una combinación disfuncional muy efectiva y duradera.

El binomio anorgasmia-eyaculación precoz generalmente surge tempranamente y acompaña la relación de pareja desde el inicio de la vida sexual activa; este es uno de los motivos, -especialmente en parejas que tienen poco a nula experiencia sexual-, por los que tiende a permanecer durante largo tiempo ya que ellos no lo identifican como una disfunción o un problema sino que lo aceptan como algo que así es.

El problema se presenta cuando el hombre, la mujer o ambos se dan cuenta que sus relaciones sexuales padecen de una falta sistemática de satisfacción sexual y deciden encarar la situación. Generalmente ella se queja de que él no le da tiempo de lograr el orgasmo porque eyacula muy rápido y nunca se plantea la posibilidad de que ella sea muy lenta (situación que ocurre en algunos casos). Sin embargo en la mayoría de veces, él acepta que esas eyaculaciones rápidas se han convertido en poco satisfactorias para si mismo y se da cuenta que no ayudan a que la mujer obtenga un orgasmo.

En la consulta sexológica y después de que la pareja plantea el problema, es necesario aclarar que no se trata solamente de que el hombre aprenda a “aguantar” sin eyacular cierto número arbitrario de minutos o que ella responda más rápido a los estímulos sexuales efectivos; en realidad estamos hablando de mucho más, es una experiencia subjetiva compartida entre dos personas adultas que quieren aprender a modificar su interacción en la intimidad con el objetivo de mejorar su desempeño sexual.

El diagnóstico diferencial sobre este tipo de problemática nos muestra que la disfunción puede ser global o situacional (si se da en todos los casos o solo en algunos); primaria o secundaria (si ha sido así toda la vida o surgió en algún momento). En la gran mayoría de los casos, el manejo terapéutico de esta problemática requiere que ambas personas asistan a la terapia y no solo el hombre ya que a pesar de que él aparece como el responsable directo de la situación, su mejoría no nos asegura que el problema de ambos se resuelva. La Terapia Psicosexual se ha demostrado como el recurso más efectivo para tratar este tipo de disfunciones, que si bien no nos impiden tener una vida sexual activa, si afectan su calidad y a la larga termina por distanciar afectivamente a la pareja.

boton1

 

 

boton2

 

 

boton3

 

 

boton4-1

 

 

boton5